Colombia… los pasos a la factura electrónica

La factura electrónica Colombia ya es una realidad. El parágrafo transitorio segundo de la Ley 1819 de 2016, establece que los obligados a declarar y pagar tanto el IVA como el impuesto al consumo, tienen que expedir documentos tributarios electrónicos a partir del 1 de enero del 2019.

Pero ¿cómo llegó el país a consolidar este avance tan importante?

Los primeros pasos 

Los orígenes de la  factura electrónica Colombia se remontan a la Ley 223 de 1995.

Está modificó el artículo 616‐1 del Estatuto Tributario, dándole a la factura electrónica el estatus de factura de venta o documento equivalente. Además, fue factor de origen del Decreto N° 1094 de 1996, donde se define como:

“el documento computacional que soporta una transacción de venta de bienes o prestación de servicios, transferido bajo un lenguaje estándar universal denominado Edifact de un computador a otro”.

Las bases para el modelo de facturación electrónica

En su artículo 26, la Ley 962 de 2005, introdujo varias disposiciones aplicables a la factura electrónica Colombia, determinando que, para todos los efectos legales, esta puede llevarse empleando cualquier tipo de tecnología disponible, siempre y cuando se cumplan los requisitos para su emisión y el sistema garantice la autenticidad e integridad de los documentos tributarios.

Un avance importantísimo en el camino a la factura electrónica, respaldado por la Resolución No 14465 de 2007 de la DIAN, que especifica en detalle los aspectos técnicos de la misma.

El Plan Piloto

Entre abril de 2015 y octubre del mismo año, la DIAN desarrolló un plan piloto del modelo de facturación con voluntarios que quisieron probarlo. El objetivo era validar la capacitación técnica y operativa de la entidad para gestionar el sistema, así como falencia a corregir.

En dicho proceso, el Servicio de Impuestos Internos de Chile tuvo una gran influencia como asesor. De hecho, el doctor Fernando Barraza, director de la entidad, asistió como invitado especial al lanzamiento del Plan.

La razón de ello radica en que Chile, al ser pionero en la materia, ha servido de guía a Colombia en el desarrollo de su modelo de facturación.

Se adopta la factura electrónica

Finalmente se emiten el Decreto 2242 de 2015, que reglamenta la masificación de la factura electrónica; y la Resolución 19 de 2016, que prescribe un sistema técnico de control para este tipo de documento tributario.

Similitudes entre el modelo de facturación de chile y el colombiano

  • Empleo del formato electrónico XML, para garantizar la integridad de la información.
    • Uso de una numeración consecutiva autorizada por la autoridad fiscal del país.
    • Empleo de la firma digital, para garantizar autenticidad del documento.
    • Disposición de un espacio virtual para que los contribuyentes ejecuten pruebas de habilitación para ser facturadores electrónicos.
    • Validación de las transacciones en tiempo real.
    • Automatización de casi todo el proceso de facturación.

Según la Revista Dinero,  la automatización de la facturación supondrá un ahorro del 80% en el costo de cada una de las facturas que emitan.


Febos © 2016 - 2021
Un servicio de IA Solution Ltda.